Régimen interno


1. NORMAS DE CONVIVENCIA

Las normas de convivencia son las pautas sociales reconocidas como necesarias por la comunidad para mantener un clima de convivencia basado en el ejercicio responsable de los derechos propios, en el respeto de los derechos ajenos y en el cumplimiento de los deberes, asumido por la comunidad educativa y basado en valores democráticos.

Nuestras normas de convivencia indican las formas en que cada persona integrante de la comunidad residencial debe actuar para relacionarse de forma positiva velando por el respeto, la integración, la aceptación y participación activa del alumnado residente, equipo educativo, familias y de servicios.

Los principios que regulan esta convivencia son el respeto y la responsabilidad hacia sí mismo y hacia los demás, debiendo desarrollar el sentido del deber y acatar las normas de organización que regulan el buen funcionamiento del Centro.

Porque aprender a convivir es un objetivo educativo y, en consecuencia, se hace necesario aprenderlo como se aprenden las matemáticas o la educación física.

Así el ejercicio responsable de la ciudadanía, aprender a implicarse en el propio centro y en la vida social, el aprendizaje del diálogo, el respeto a los derechos humanos, la empatía, la actitud positiva ante los conflictos, el desarrollo de habilidades sociales y el control emocional, la capacidad de convertir ideas en proyectos y de llevarlas a término, el autoconocimiento y el desarrollo de la autoestima… son aprendizajes imprescindibles.

Para alcanzar estos objetivos la actuación pedagógica se basará en una concepción integral de la persona, que inspirará una educación en los valores humanos, estéticos y deontológicos.

2. DERECHOS Y DEBERES PARA CONSEGUIR LOS OBJETIVOS

Todos los alumnos y alumnas residentes tienen los mismos derechos y deberes básicos sin más distinciones que las derivadas de su edad y de las enseñanzas que se encuentren cursando.

El ejercicio de los derechos y deberes de los alumnos se realizará en el marco de nuestra actividad educativa, la adquisición de hábitos de convivencia y de respeto mutuo que les capacite como ciudadanos responsables.

2.1 Derechos del alumnado residente

  1. El alumnado de enseñanza obligatoria a ser transportados gratuitamente desde la residencia a su domicilio y viceversa al inicio y al finalizar la semana escolar y vísperas de festivos.
  2. A recibir una educación de calidad que contribuya al pleno desarrollo de su personalidad y de sus capacidades.
  3. Al estudio.
  4. A la orientación educativa y profesional.
  5. A la evaluación y el reconocimiento objetivos de su dedicación, esfuerzo, rendimiento y cumplimiento de las normas de convivencia.
  6. A la formación integral que tenga en cuenta sus capacidades, su ritmo de aprendizaje y que estimule el esfuerzo personal, la motivación por el aprendizaje y la responsabilidad individual.
  7. Al acceso a las tecnologías de la información y la comunicación en la práctica educativa y al uso seguro de Internet en la residencia escolar.
  8. A la educación que favorezca la asunción de una vida responsable para el logro de una sociedad libre e igualitaria, así como a la adquisición de hábitos de vida saludable, la conservación del medio ambiente y la sostenibilidad.
  9. Al respeto a su libertad de conciencia y a sus convicciones religiosas y morales, así como a su identidad, intimidad, integridad y dignidad personales, por parte de todo el alumnado residente y del personal que atiende a los mismos.
  10. A la igualdad de oportunidades y de trato, mediante el desarrollo de políticas educativas de integración y compensación.
  11. A la protección contra toda agresión física o moral, tanto en los períodos dedicados a la realización de las actividades programadas de la residencia, como en los momentos de ocio y de sueño.
  12. A la participación en el funcionamiento y en la vida de la residencia y en los órganos que correspondan, y a la utilización de las instalaciones de la misma.
  13. A recibir una dieta alimenticia saludable y equilibrada y a participar en actividades deportivas adaptadas a su edad y nivel de desarrollo.
  14. A ser informado de sus derechos y deberes, así como de las normas de convivencia establecidas en la residencia, particularmente al comenzar su estancia en la misma.

2.2. Deberes del alumnado residente

  1. El estudio, que se concreta en:
    • La obligación de asistir regularmente a las actividades de estudio de la residencia con puntualidad y a las clases en el Centro donde están escolarizado.
    • El respeto al ejercicio del derecho al estudio de sus compañeros y compañeras.
    • La obligación de realizar las actividades de refuerzo asignadas por el profesorado del centro donde cursan sus estudios para su ejecución fuera del horario lectivo.
    • La obligación de entregar trimestralmente los boletines de notas.
  2. Tienen el deber de asearse y vestirse adecuadamente durante su estancia en la residencia.
  3. Respetar la autoridad y las orientaciones del personal de la residencia.
  4. Respetar la libertad de conciencia, las convicciones religiosas y morales y la dignidad, integridad e intimidad de todos los miembros de la comunidad educativa, así como la igualdad entre hombres y mujeres.
  5. Respetar las normas de organización, convivencia y disciplina de la residencia y contribuir al desarrollo del proyecto educativo de la misma y de sus actividades.
  6. Participar y colaborar en el normal desarrollo de la convivencia y en la consecución de un adecuado clima de comportamiento en todas las actividades de la residencia.
  7. Participar en los órganos del centro que correspondan, así como en las actividades que éste determine.
  8. Utilizar adecuadamente las instalaciones y los recursos materiales de la residencia, contribuyendo a su conservación y mantenimiento.
  9. Participar económicamente con las cantidades estipuladas, en los tiempos y formas indicadas por la dirección del centro.
  10. Participar en la vida de la residencia.

2.3. Derechos de las familias o tutores legales

Para que todo lo anteriormente redactado lo vayamos consiguiendo las familias tendrán el derecho a:

  1. Recibir el respeto y la consideración de todo el personal de la residencia escolar.
  2. Conocer el proyecto educativo y las normas de organización y funcionamiento de la residencia.
  3. Participar en el proceso educativo de sus hijos e hijas, apoyando el proceso de enseñanza, aprendizaje y convivencia de éstos en la residencia.
  4. A conocer el espacio físico donde sus hijos e hijas pasarán el curso.
  5. A conocer al personal que durante el curso trabajará para una adecuada estancia de sus hijos en nuestro centro.
  6. A estar informados de aquellas necesidades que presenten sus hijos e hijas en relación a su vida académica y residencial.
  7. Ser informados de forma periódica sobre la evolución de sus hijos e hijas.
  8. Ser oídos en las decisiones que afecten a la evolución de sus hijos e hijas.
  9. Ser informados puntualmente de las faltas de asistencia de sus hijos e hijas a la residencia.
  10. Recibir notificación puntual de las conductas gravemente perjudiciales para la convivencia realizadas por sus hijos e hijas.
  11. A estar informados acerca del horario de recogida y vuelta del transporte que trae y lleva a sus hijos.
  12. A elegir sus representantes en el Consejo de Residencia.
  13. A participar activamente en los Órganos de Gobierno de la Residencia.
  14. Suscribir con la residencia un compromiso de convivencia, con objeto de establecer mecanismos de coordinación con el personal de la residencia que atiende al alumno o alumna que presente problemas de conducta o de aceptación de las normas de convivencia, y de colaborar en la aplicación de las medidas que se propongan, tanto en el seno de la residencia como fuera de él, para superar esta situación.

2.4. Deberes de las familias o tutores legales

  1. Las madres y los padres o quienes ejerzan la tutela, como principales responsables que son de la educación de sus hijos o pupilos, tienen la obligación de colaborar con las residencias escolares y con su personal.
  2. Estimular a sus hijos e hijas en la realización de las actividades de la residencia y en la adopción de pautas de comportamiento, de convivencia y de valores que consoliden su integración en la vida compartida de la residencia escolar.
  3. Colaborar con los tutores en la educación de su hijo/a, atendiendo a sus indicaciones y ayudando a la corrección de actitudes de indisciplina.
  4. Atender a las citaciones de la residencia, y acudir a la misma cuando se les requiera, tanto individual como colectivamente.
  5. Facilitar al Tutor/a cuanta información, sobre aspectos relativos a su educación, personalidad y cuidados sanitarios, les requiera sobre sus hijos/as.
  6. Comunicar y justificar las ausencias y no incorporaciones de sus hijos/as a la residencia.
  7. Responder por los daños ocasionados en el mobiliario y las instalaciones de la residencia y en las pertenencias y objetos personales de los demás  miembros de la comunidad.
  8. Respetar la autoridad y orientaciones del personal de la residencia.
  9. Respetar las normas de organización y funcionamiento de la residencia. (*) Especialmente en lo referente:
    1. A ser puntuales en la parada donde el transporte concertado recoge y deja a sus hijos e hijas.
    2. A enviar todos los lunes a sus hijos e hijas en condiciones higiénicas y sanitarias adecuadas.
    3. A ocuparse durante el fin de semana de mantener y devolver la ropa de sus hijos e hijas en adecuado estado, tanto en calidad como en cantidad.
    4. A proveer a sus hijos del equipamiento básico para su estancia en la residencia y el material necesario para que puedan acudir al centro educativo en las condiciones adecuadas.

(*) Familias con hijos/as en educación obligatoria.

Dadas las características de las familias de nuestro alumnado de educación obligatoria, sus derechos y deberes, serán trabajados siempre en contacto directo con los trabajadores sociales que han elaborado el informe para la admisión de cada niño/niña.

3. ALUMNOS DE EDUCACIÓN OBLIGATORIA

3.1. Normas de organización y funcionamiento

  • El alumnado de educación obligatoria debe de estar presente en el lugar y la hora indicada para ser recogidos al inicio de la semana escolar y días siguientes a festivos; así como a ser esperados por sus padres o tutores legales en el lugar y la hora indicada al concluir la semana escolar y las vísperas de festivos.
  • Los menores deben traer al centro los informes médicos emitidos cuando enferman durante el fin de semana.
  • Los alumnos menores de edad, sólo podrán salir de la residencia en compañía de los maestros.
  • Los alumnos menores de edad pueden salir con sus padres (siempre que no haya una sentencia judicial en contra) o personas debidamente autorizadas previa comunicación escrita.
  • Pueden recibir visitas de sus padres (siempre que no estén haya una sentencia judicial en contra) o personas debidamente autorizadas.
  • Los padres o tutores legales pueden recoger a sus hijos/as en la residencia escolar, previa comunicación escrita a la dirección del centro.
  • Pueden recibir llamadas telefónicas de sus padres o tutores legales en los momentos establecidos por la dirección del centro para tal efecto.
I. LLEGADA DEL CENTRO DOCENTE

Cada día a la salida del centro educativo, colegio o instituto, habrá un adulto esperando en las zonas asignadas.

Una vez que todos hayan llegado, acudirán siguiendo el orden y las instrucciones establecidas a dejar la mochila en su taquilla y posteriormente al lavabo.

Estas instrucciones serán de obligado cumplimiento.

Normas a cumplir al llegar:

  1. Ir directamente a la residencia al salir del Colegio o instituto.
  2. Guardar la mochila en la taquilla, sin gritar, sin correr y en orden
  3. Lavarse las manos.
  4. Hacer fila en el orden establecido para ir al comedor.
II. EL COMEDOR

Dispondrán de treinta minutos para el almuerzo y para la cena.

Normas a seguir en el comedor:

  1. Sentarse siempre en el lugar asignado.
  2. No molestar.
  3. Empezar siempre por el primero y finalizar con el postre.
  4. Colaborar con los turnos de limpieza de las mesas.
  5. Tirar los residuos en los lugares indicados cuando lo indique el adulto responsable.
  6. No levantarse sin permiso.
  7. Levantar la mano cuando necesite ayuda de la Auxiliar.
  8. Esperar sentado a que acaben los demás.

La Auxiliar, podrá dar pautas más detalladas de cómo debe transcurrir el comedor si en algún momento lo considera necesario.

Sus instrucciones serán de obligado cumplimiento.

III. ESTUDIO

Al concluir el almuerzo los alumnos de enseñanza obligatoria, acompañados del Auxiliar que esté a su cargo, subirán a la planta de los dormitorios siguiendo el orden establecido para realizar la higiene bucodental. La Auxiliar velará por ello.

A partir de las 3’00 darán comienzo las actividades de estudio y tiempo libre.

El estudio dirigido es una de las actividades más importantes que se realizan en la residencia y que le dan carácter de centro educativo. Se lleva a cabo en el aula de estudio durante dos horas al día y su finalidad es lograr, según la capacidad y actitud de cada alumno/a, un mayor rendimiento en los estudios y una educación en valores.

En consecuencia se fomentará el diálogo, el respeto y el clima necesario para lograr las finalidades propuestas.

  • No estando permitidas las interrupciones o la realización de actividades distintas a las propuestas o que perturben el normal desarrollo de la clase.
  • No se tolerarán la falta de respeto a ningún compañero por razón ni de sexo, procedencia, género o cualquier otra diferencia o razón.
  • La puntualidad es necesaria. La impuntualidad reiterada será motivo de sanción.
  • Los alumnos que realizan el estudio en otras dependencias como la biblioteca no podrán salir sin previo permiso.
  • En cada grupo se trabajarán las normas de convivencia dentro de la actividad tutorial.
  • Cada alumno recibirá instrucciones de su maestro/a. Estas instrucciones son de obligado cumplimiento.
IV. LOS DORMITORIOS

Espacios destinados exclusivamente al descanso nocturno.

  • Cada alumno tendrá asignada una habitación a compartir. Dentro de esa habitación tendrá asignada una cama y un armario, que debe atender y cuidar personalmente durante los periodos que se determine para el cuidado de los mismos. Dentro del armario sólo se guardarán los enseres personales y los útiles de aseo.
  • A los dormitorios sólo se accederá en los momentos de las duchas y para dormir.
  • Una vez los alumnos entran a su dormitorio por la noche, deben respetar el derecho al descanso de sus compañeros.
  • A partir de las 21:00h. Deben mantenerse las luces apagadas y se debe guardar silencio.
  • Durante toda la noche hay personal pendientes de los alumnos que resolverán cualquier problema que pudiera plantearse.
  • Por las mañanas, sólo se levantarán al ser despertados por sus cuidadores. Si se despertaran antes y necesitasen ir al baño, podrán hacerlo sin interferir con el descanso de sus compañeros. En tal caso volverán a sus habitaciones y seguirán en todo momento las indicaciones dadas.
  • En ningún caso, ni por las noches ni por las mañanas deben estar en otra habitación que no sea la suya.
  • Cada mañana, antes de bajar al comedor, la habitación debe quedar recogida, cada cama hecha y todos los objetos personales guardados en el lugar correspondiente.
  • Se bajará al comedor siguiendo el orden establecido por los maestros y siguiendo las indicaciones dadas por ellos y por los cuidadores.

Los maestros y cuidadores podrán dar pautas más detalladas para coordinar las diferentes actividades que tienen lugar desde que suben después de cenar hasta que van a desayunar al día siguiente. Estas instrucciones son de obligado cumplimiento.

Debe quedar claro que los dormitorios no son lugares establecidos para que los menores interactúen entre ellos. Las actividades que se realizan dentro de estos están debidamente delimitadas a fin de que podamos lograr el respeto a los derechos de cada menor.

Normas a cumplir dentro de los dormitorios:

  1. La subida y bajada de los dormitorios se hará siguiendo las indicaciones de maestros y cuidadores.
  2. No se puede ir a otro dormitorio distinto al asignado.
  3. Dentro del dormitorio, solamente se debe ocupar los espacios asignados.
  4. No se podrá entrar y salir de los dormitorios sin haber sido requerido para ello.
  5. De regreso a la habitación, después de la cena y el aseo, dispondremos de tiempo para leer, estudiar…respetando el descanso de los compañeros.
  6. A las 21:00h. se apaga la luz y a partir de ese momento hay que guardar silencio.
  7. El armario y la cama siempre deben estar en orden.
  8. Por la mañana no levantarse hasta que avise la cuidadora.
  9. Una vez vestid@ y arreglad@, la cama hecha y las pertenencias personales en orden, esperar en la habitación hasta que se pueda bajar.
  10. Por motivos de higiene no prestar camisetas, calzoncillos, pijamas, zapato, peines, coleteros…
V. LAS DUCHAS

Cada tarde-noche, el alumnado se ocupará de su higiene personal, asesorados y ayudados por sus maestros o auxiliares.

  • Subirán a las duchas siguiendo las instrucciones dadas por sus maestros y cuidadores.
  • Irán directamente a su habitación donde esperarán hasta que pueda ir al baño a coger su toalla.
  • Se preparará con la toalla y sus zapatillas de ducha permaneciendo en su habitación hasta que se le requiera para pasar al baño.
  • La ropa sucia del día la guardará en una bolsa diferente de la utilizada para la ropa limpia.
  • Se utilizará la ducha asignada. Llevará sus útiles de aseo.
  • Según le indique la persona encargada, se pondrá él mismo el champú o se lo dará la encargada.
  • Los productos de higiene se guardan en el armario dentro del neceser.
  • Saldrán de la ducha adecuadamente cubiertos con su toalla de baño y calzado.
  • Al volver de la ducha a su dormitorio, se pondrá su pijama y seguirá las instrucciones dadas por su maestro y cuidadora.
  • Cada niño debe cumplir los turnos de limpieza establecidos.
  • Los dormitorios quedarán totalmente recogidos, los armarios ordenados, las camas desembozadas, las toallas en el baño y las luces apagadas.
  • Por las mañanas, los niños que necesiten ducharse, lo harán siguiendo las indicaciones de la persona que está a su cargo.

Los maestros y auxiliares podrán dar pautas más detalladas para ajustar la seguridad en las duchas y la atención del alumnado mientras realizan su higiene diaria.
Estas instrucciones son de obligado cumplimiento.

Normas a cumplir dentro de las duchas:

  1. Debe entrar con zapatillas de baño.
  2. Cuidará del agua, tanto de su consumo como de que ésta no se salga por fuera.
  3. El adulto responsable de la actividad comprobará que se lavan adecuadamente.
VI. LAS ENFERMEDADES
  1. En caso de enfermedad que obligue a guardar cama y que por tanto impida a los alumnos asistir al colegio, los niños deben permanecer en sus casas.
  2. Si el alumno enferma durante la semana, nosotros nos ocuparemos de llevarlo al centro de salud más cercano.
    • Cuando la enfermedad no impida que el alumno siga asistiendo a clase, nos ocuparemos de suministrarle la medicación prescrita por el médico.
    • Si por indicación médica, el niño no debe asistir a clase durante más de un día, se avisará a sus padres, quienes deben venir a recogerlo a la residencia escolar, nos ocuparemos del menor hasta la llegada de los padres, que en ningún caso será otro día diferente al que el alumno ha sido llevado al médico. En tal caso, se comunicará la enfermedad del menor a los servicios sociales.
  3. Si el niño enferma durante el fin de semana en su casa, y el médico prescribe medicación, ésta debe venir acompañada de la correspondiente prescripción.
    En ningún caso se suministrarán medicinas que no vengan acompañada de receta médica.
  4. Si el niño llega de su casa enfermo el lunes, no lo llevaremos nosotros al centro de salud más cercano, sino que han de venir sus padres a recogerlo el mismo lunes y llevarlo a su pediatra.
  5. Si desde el centro de salud en que se atiende al niño, éste es remitido a un especialista, serán los padres los encargados de llevarlo.

3.2. Normas del uso del teléfono móvil o instrumento que sea capaz de grabar imágenes, audio y/o soporten documentos de texto, gráficos…

En una sociedad cambiante, donde el desarrollo de las nuevas tecnologías nos sorprende día a día se tiene que regular su uso, por ello en el artículo nº 64 del Decreto 114/2011, de 11 de mayo, por el que se regula la convivencia en el ámbito educativo de la Comunidad Autónoma de Canarias se establecen las conductas contrarias a la convivencia de carácter grave.

-En el apartado f) dice: “La grabación, publicidad o difusión no autorizada de imágenes de los miembros de la comunidad educativa, cuando ello resulte contrario al derecho a su intimidad”.

-En el apartado j) dice “La grabación, publicidad o difusión no autorizada de imágenes de los miembros de la comunidad educativa, en el caso de agresiones o conductas inapropiadas”… ”Cada centro educativo, en el ejercicio de su autonomía, desarrollará las conductas contrarias a la convivencia de carácter grave tipificadas en este artículo”.

Por ello queda totalmente prohibido, para el alumnado menor de quince años, la entrada de cualquier dispositivo que sirva para comunicar, transmitir o recibir información, grabar imágenes o audio, etc, tales como teléfonos móviles, MP3, MP4, miniconsolas, tamagochis, walkman, etc., u cualquier otro dispositivo electrónico.

El alumno o alumna que no cumpla con esta norma, se le retendrá el dispositivo en cuestión durante tres días naturales a contar a partir del día que se le retira, pudiéndose devolver solamente a su padre, madre o tutor/a legal.

Transcurrido dicho plazo, previa firma de un acuerdo entre el/la alumno/a, su padre, madre o tutor/a legal y el centro, en donde se comprometen a no traer de nuevo el móvil al centro y quedando informados que si ocurriera una segunda vez, quedará en custodia del centro hasta final de curso. Si coincidiera la fecha de entrega  con  que el centro estuviera cerrado  por ser  periodos  vacacionales, días festivos o no lectivos, éste se devolverá el primer día en que el centro se encuentre abierto.

El centro facilita  a la  familia  y  al alumnado, todos  los  teléfonos  del centro para cualquier comunicación familiar durante su estancia semanal en el centro, e impedir de esta manera el uso  de los  mismos en el centro.

El acceso a internet estará supervisado por un adulto en todo momento.

Para los alumnos comprendidos entre los quince y dieciocho años, así como alumnado deportista menores de quince años,  se le permite la entrada, no así el uso de los mismos con el siguiente compromiso:

  • A no hacer uso de ningún dispositivo electrónico dentro de la Residencia, ni en las zonas comunes ni privadas.
  • El dispositivo permanecerá en todo momento apagado, salvo por fines educativos con la expresa autorización de las docentes y en presencia de ellas.
  • A la llegada a la Residencia, el alumnado deportista menor de quince, guardará su móvil en el lugar asignado, pudiendo recogerlo cuando salgan a entrenar.

 

La  Residencia Escolar no es responsable del deterioro o pérdida de los mismos.

El incumplimiento de este compromiso supondrá la retirada de la autorización a traer dispositivos para el resto del curso.

 

4. ALUMNOS DE EDUCACIÓN NO OBLIGATORIA

4.1. Normas de organización y funcionamiento

    • Entran los lunes por la mañana y siguientes a festivos.
    • Abandonan el centro los viernes y vísperas de festivos al finalizar la jornada escolar.
    • El traslado a su domicilio no se costea con el presupuesto de la residencia.
    • Toda su ropa, incluida sábanas y toallas, se la llevan a su domicilio para el lavado.
    • Compartirán habitación con dos o tres compañeros.
    • Han de mantener su habitación recogida.
    • Han de cumplir las indicaciones recogidas en las normas de organización y funcionamiento del centro respecto al horario de descanso nocturno.
    • Cada alumno debe dejar el baño seco después de haberse duchado.
    • Deben presentar a su tutora un horario de sus clases al inicio del curso y trimestralmente fotocopia de las calificaciones obtenidas.
    • Los alumnos menores de edad solamente pueden salir con sus padres o personas debidamente autorizadas previa comunicación escrita a su tutora o bien acompañando a ésta en alguna salida programada con alumnos de la tutoría.
    • Pueden recibir visitas de sus padres o personas debidamente autorizadas.
    • La salida del centro para los alumnos mayores de edad no está limitada, siempre que se cumplan los siguientes requisitos:
      • Regresar antes de las 23:00 horas.
      • Apuntar la hora de salida y de llegada en el libro de registro para tal efecto.
      • No hayan sido sancionados con la inhabilitación de este permiso.
      • Entregado trimestralmente los boletines de calificaciones.
  • Todos los alumnos permanecerán en la Residencia a partir de las 23:00 horas. Podrán llegar más tarde, siempre con autorización previa de la directora, aquellos alumnos que por motivos justificados le sea imposible cumplir este horario.

 

  • Si algún alumno se ausentara sin previa autorización o comunicación de pasar la noche fuera, inmediatamente se le comunicará a los padres y a la directora, haciéndose aquellos responsables durante el tiempo que permanezca fuera.

 

I. LLEGADA DEL CENTRO DOCENTE
  • Los alumnos de enseñanza posobligatoria, tanto mayores como menores de edad, tienen la obligación de volver a la residencia una vez concluida la jornada escolar.
  • La residencia no puede atenderlos durante su horario lectivo (es decir, mientras tienen horario en su centro de estudios no pueden venir a la residencia), salvo en caso de enfermedad.
  • Sí acudirán a la residencia, si durante su jornada escolar tienen alguna hora libre.
  • Las entradas a la residencia deben realizarse por el lugar habilitado a tal fin (la puerta principal del centro).
II. SALIDA HACIA EL CENTRO DOCENTE
  • En función del horario de clases, entregado a su tutora, los alumnos de enseñanza posobligatoria, acudirán cada día a su centro de estudios, saliendo 5 minutos antes de la hora de entrada a clase.
  • Las salidas de la residencia deben realizarse por el lugar habilitado a tal fin (la puerta principal del centro).
III. EL COMEDOR
  • La entrada al comedor debe hacerse en orden.
  • De cualquier manera, durante la estancia en el comedor se observarán las normas mínimas de convivencia y urbanidad.
    • Adecuado tono de voz.
    • Cumplimiento del horario establecido.
    • Postura y vestimenta adecuada.
    • Cumplimiento de las normas de higiene establecidas.
  • Cumplimentación adecuada del registro que se establezca para el uso del comedor.
  • Al finalizar la comida, los alumnos deben recoger los servicios, no pudiendo dejar nada en la mesa.
  • Del comedor no se podrá sacar comida, ni utensilios de cocina.
  • Los alumnos no podrán entrar en las dependencias de la cocina.
  • No podrán subir comida a las habitaciones salvo excepciones previa aprobación del responsable del equipo educativo que se encuentre en el comedor. La bandeja junto con los utensilios deberá bajarlos el alumno que los haya subido, haciéndose responsable de los mismos.
  • El alumnado de enseñanza posobligatoria deben seguir las indicaciones que se les dieran en cualquier momento, para no interferir en las rutinas de los alumnos/as de enseñanza obligatoria durante las comidas.
IV. DE ESTUDIO
  • El alumnado de posobligatoria no estará obligado a asistir a un lugar específico para estudiar y adecuará el horario a sus intereses y necesidades, ya que suponemos que son responsables y se encuentran alejados de su entorno vivencial para realizar la formación necesaria y finalizar los estudios elegidos libremente.
  • No obstante para aquellos que tengan tres o más asignaturas suspendidas en el trimestre anterior sí será obligatorio en los lugares y condiciones que en el momento se estipulen.
V. LOS DORMITORIOS
  • Cada alumno compartirá habitación con un máximo de tres compañeros más.
  • Las novatadas a los alumnos quedan totalmente prohibidas.
  • Cada habitación dispone de 5 armarios, uno para cada alumno. Los armarios restantes se destinarán a uso colectivo, para guardar el material escolar y para guardar aquellos enseres que puedan estar sin guardar bajo llave.
  • Cada alumno pondrá un candado a su armario. Entregará copia de la llave de su candado a la dirección del centro, donde estará disponible para el caso de que al alumno se le olvide o pierda su llave.
  • La Dirección del centro, siempre en compañía de un representante de los alumnos en el Consejo de residencia, podrá acceder a la apertura de los armarios.
  • No deben tenerse en la habitación objetos de valor. La residencia no se hace responsable de los mismos.
  • La habitación debe abandonarse antes de las 8:00 horas para asistir al centro educativo, a no ser que se cuente con el permiso para permanecer en la misma, por motivos de enfermedad o por otros justificados. Debe quedar ordenada, con las camas hechas y las luces apagadas.
  • Se deben adoptar las medidas higiénicas básicas para hacer de la habitación un lugar saludable. No se arrojarán al suelo, ni por las ventanas restos de comida y basura que menoscabe la limpieza de la que todos debemos disfrutar.
  • Hay que mantener las paredes limpias. No están permitidos carteles o mensajes de carácter xenófobo, que inciten a la violencia, que atenten contra la igualdad de género o que tengan como temática el alcohol, las drogas, el tabaco o el sexo.
  • No se permite en las habitaciones ni en los armarios tener alimentos que necesiten refrigeración o alimentos susceptibles de atraer insectos.
  • Por motivos de seguridad, no se pueden utilizar hornillos, incienso o velas o aparatos eléctricos susceptibles de iniciar llama. Tampoco se podrá introducir en las habitaciones ni tener en los armarios cuchillos de cocina, excluidos los cuchillos de untar, con punta roma.
  • Quedan prohibidos: los gritos, voces, carreras, portazos, música alta y todo aquel comportamiento que pueda molestar a cualquier miembro de la residencia.
  • Durante el curso, los familiares y amigos que visiten a los residentes, esperarán la bajada de los alumnos. No podrán acceder con ellos a las habitaciones.
  • No se permite el acceso a la zona de dormitorios del alumnado de enseñanza obligatoria.
  • El acceso a las habitaciones podrá estar restringido al horario en que el personal docente lo autorice.
  • El profesorado de la residencia determinará los cambios a realizar dentro de las habitaciones.
  • La residencia habilitará un espacio para el estudio nocturno, a fin de que los alumnos que tengan que estudiar no entorpezcan el descanso de sus compañeros.
  • Después de las 21:00 los residentes guardarán silencio para el posible aprovechamiento de estudio o descanso de sus compañeros.
  • El alumnado será el único responsable de sus móviles y aparatos electrónicos así como del uso de los mismos.

4.2. Normas del uso del teléfono móvil o instrumento que sea capaz de grabar imágenes, audio y/o soporten documentos de texto, gráficos…

En una sociedad cambiante, donde el desarrollo de las nuevas tecnologías nos sorprende día a día se tiene que regular su uso, por ello en el artículo nº 64 del Decreto 114/2011, de 11 de mayo, por el que se regula la convivencia en el ámbito educativo de la Comunidad Autónoma de Canarias se establecen las conductas contrarias a la convivencia de carácter grave.

  • En el apartado f) dice: “La grabación, publicidad o difusión no autorizada de imágenes de los miembros de la comunidad educativa, cuando ello resulte contrario al derecho a su intimidad”.
  • En el apartado j) dice “La grabación, publicidad o difusión no autorizada de imágenes de los miembros de la comunidad educativa, en el caso de agresiones o conductas inapropiadas”… ”Cada centro educativo, en el ejercicio de su autonomía, desarrollará las conductas contrarias a la convivencia de carácter grave tipificadas en este artículo”.

Para los alumnos mayores de edad el uso de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación será regulado en la Residencia con las siguientes normas:

  • Móviles y Aparatos Electrónicos
    • Los aparatos electrónicos susceptibles de molestar se utilizarán solamente con auriculares a partir de las 21:00 h. por motivos de descanso del resto de alumnado.
    • El extravío de cualquiera de estos aparatos será ajeno a la residencia escolar, teniendo el alumno/a que tomar las medidas precautorias necesarias.
  • Uso de ordenador e Internet
    • El alumnado usuario de ordenador portátil, será responsable de su custodia y buen uso.
    • Si el ordenador de un alumno se averiase, perdiese o inutilizase por negligencia o mal uso, como por ejemplo dejándolo en cualquier lugar no seguro de la residencia, la reparación o sustitución, en su caso, correrá a cargo de la familia del alumno/a y nunca jamás recaería la responsabilidad a cargo de la residencia.
    • Aquel alumno/a que acceda a páginas inadecuadas o que haga un mal uso de su ordenador se le puede retirar el acceso a Internet temporalmente o permanentemente según la gravedad de la incidencia a fin de evitar de nuevo el acceso por Internet a actividades o páginas inapropiadas o nocivas para su educación y seguridad.
  • La residencia procurará, en la medida de sus posibilidades, la existencia de red wifi. No obstante no está en condiciones de garantizarla durante todo el curso.

5. CONDUCTAS CONTRARIAS A LA CONVIVENCIA

El incumplimiento de cualquiera de los deberes o de las normas de convivencia de la residencia por parte del alumnado será entendido como un conflicto de convivencia y podrá ser calificado como conducta contraria a la convivencia de carácter leve, de carácter grave y de conducta gravemente perjudicial a la convivencia en función del grado de incumplimiento de la norma y del grado de alteración producido en la convivencia.

Las conductas del alumnado que no alcancen la consideración de las faltas leves, podrán ser sancionadas por el equipo educativo, mediante los métodos oportunos, que deberán ser educativos y no lesivos de los derechos del estudiante.

Será de aplicación, con las adaptaciones referenciales a nuestro centro, las disposiciones contenidas en el Título IV del Decreto 114/2011, de 11de mayo por el que se regula la convivencia en el ámbito educativo de la Comunidad Autónoma de Canarias.

Las faltas podrán ser leves, graves y muy graves.

5.1. Faltas leves

Son faltas leves todas aquellas que supongan una transgresión ligera y esporádica a los deberes de los alumnos e incumplimiento de las normas de organización y funcionamiento del Centro.

Podrán considerarse como tales:

  • La falta injustificada de puntualidad en el cumplimiento de los horarios de la residencia o de asistencia a las actividades programadas.
  • Cualquier conducta disruptiva aislada, siempre que no sea reiterativa.
  • Las conductas que puedan impedir o dificultar el ejercicio del derecho de estudiar de sus compañeros y compañeras.
  • Asimismo, la alteración del clima de descanso en las habitaciones o de convivencia en las zonas comunes.
  • Causar por uso indebido daños no graves en las instalaciones, material o documentos del centro o en las pertenencias de los demás miembros de la comunidad educativa.
  • Los actos de agresión física o verbal que no tengan carácter de graves.
  • La falta de colaboración sistemática del alumnado residente en la realización de las actividades orientadas al apoyo escolar, así como en el seguimiento de las orientaciones del personal educativo respecto a su aprendizaje.
  • La incorrección y desconsideración hacia los miembros de la comunidad educativa.
  • La incorrección de la vestimenta en las diferentes instalaciones de uso común: pantalones excesivamente cortos, escotes pronunciados, gorras, ir sin camisa o camiseta…

5.2. Faltas graves

Todas aquellas que supongan una transgresión o incumplimiento grave de las obligaciones de los alumnos que transciendan en el normal funcionamiento de la Residencia.

Podrán considerarse como tales:

  • Acumulación de faltas de asistencia a clase comunicados por el tutor académico. El número de las mismas dependerá de la legislación vigente.
  • La reiterada y continuada falta de respeto al ejercicio del derecho al estudio de sus compañeros.
  • El acoso escolar, entendido como el maltrato psicológico, verbal o físico hacia un alumno o alumna residente producido por uno o más compañeros y compañeras.
  • Las vejaciones o humillaciones contra cualquier miembro de la comunidad educativa, particularmente si tienen un componente sexual, racial, religioso, xenófobo u homófobo, o se realizan contra alumnado residente con necesidades educativas especiales.
  • La grabación, publicidad o difusión no autorizada de imágenes de los miembros de la comunidad educativa, cuando ello resulte contrario al derecho a su intimidad.
  • La grabación, publicidad o difusión no autorizada de imágenes de los miembros de la comunidad educativa, en el caso de agresiones o conductas inapropiadas.
  • Las amenazas o coacciones contra cualquier miembro de la comunidad educativa.
  • Los actos de indisciplina e incitación a los mismos.
  • La desobediencia a la directora o al equipo educativo, así como al resto del personal del centro en el ejercicio de sus funciones, cuando vayan acompañados de actitudes, o expresiones insultantes, despectivas, desafiantes o amenazadoras.
  • Las injurias u ofensas graves a los miembros de la comunidad educativa.
  • La agresión física grave contra los miembros de la comunidad educativa.
  • Causar por uso indebido daños graves en las instalaciones, material o documentos del centro o en las pertenencias de los miembros de la comunidad educativa, así como la sustracción de las mismas.
  • Los actos injustificados que alteren gravemente el normal desarrollo de las actividades del centro.
  • La comisión de tres faltas leves en un mismo curso académico.
  • El incumplimiento de las correcciones impuestas, salvo que la comisión de convivencia considere que este incumplimiento sea debido a causas justificadas.
  • Acceder sin autorización o sin estar acompañado por un maestro o auxiliar a la planta de dormitorios que no le corresponde.

5.3. Faltas muy graves

Todas aquellas que supongan una transgresión de las obligaciones de los alumnos, con carácter deshonroso o perjudicial que implique una especial trascendencia en el funcionamiento de la Residencia.

Se han de considerar como tales:

  • El acoso escolar, entendido como el maltrato psicológico, verbal o físico hacia un alumno o alumna residente, producido por uno o más compañeros y compañeras de forma reiterada a lo largo de un curso escolar.
  • Las actuaciones perjudiciales para la salud y la integridad personal de los miembros de la comunidad educativa de la residencia, o la incitación a las mismas.
    • Se incluyen en esta conducta el consumo de alcohol o estupefacientes dentro del recinto de la residencia, así como la tenencia de los mismos.
    • Se considerará que incurren en esta conducta quienes posean en las habitaciones productos precursores o utensilios para la preparación, consumo o venta de sustancias estupefacientes.
    • También se incluye el consumo de tabaco en las habitaciones o zonas comunes.
    • Se considerarán dentro de este apartado las conductas que pongan en peligro la integridad física de quien las lleva a cabo, o de otros, como la escalada de muros.
  • Las vejaciones o humillaciones reiteradas contra cualquier miembro de la comunidad educativa, particularmente si tienen un componente sexual, racial, religioso, xenófobo u homófobo, o se realizan contra alumnado residente con necesidades educativas especiales.
  • Las amenazas o coacciones reiteradas contra cualquier miembro de la comunidad educativa.
  • La agresión física muy grave contra los miembros de la comunidad educativa.
  • La suplantación de personalidad en actos de la vida docente y la falsificación o sustracción de documentos académicos.
  • El deterioro causado intencionadamente de las dependencias del centro, del material pedagógico y de los recursos didácticos del mismo o de los objetos y pertenencias de los miembros de la comunidad educativa.
  • Las faltas tipificadas como graves si concurren circunstancias de colectividad y/o publicidad intencionada.
  • La comisión de tres faltas graves durante el mismo curso académico.
  • El incumplimiento de las correcciones impuestas, salvo que la comisión de convivencia considere que este incumplimiento sea debido a causas justificadas.

6. MEDIDAS APLICABLES A LAS FALTAS DE CONVIVENCIA

6.1. Medidas ante conductas contrarias a la convivencia carácter leve

  1. Las conductas contrarias a la convivencia de carácter leve serán corregidas por el equipo educativo del centro, y particularmente por tutor/a. En tal sentido, procurará agotar todas las medidas a su alcance, sin intervención de otras instancias, con una o varias de las siguientes:
    • Reflexión, en lugar apartado dentro de la zona donde se desarrolle la actividad, sobre la conducta inadecuada concreta y sus consecuencias.
    • Reconocimiento de la inadecuación de la conducta, ante las personas que hayan podido resultar perjudicadas.
    • Realización de actividades de aprendizaje e interiorización de pautas de conducta correctas.
    • Realización de alguna tarea relacionada con el tipo de conducta inadecuada.
    • Compromiso escrito entre un miembro del equipo educativo y el alumno o alumna.
    • Apercibimiento verbal o por escrito con posterior comunicación a la directora y a sus familias en el caso de alumnado menor de edad. Si el alumno estuviese declarado en riesgo, la amonestación se comunicará a los servicios sociales correspondientes.
    • Cuando se trate de las faltas relativas al deterioro o sustracción del material o recursos del centro o de los miembros de la comunidad educativa, realización de tareas dirigidas a reparar el daño, durante el tiempo necesario para proceder a la reparación.
    • Privación del tiempo de ocio programado después de merendar durante el período que se determine.
  2. Las tres últimas medidas señaladas en el apartado anterior serán específicamente adoptadas por la persona que ejerce la tutoría del grupo del alumnado que hubiese realizado la conducta.
  3. En caso de que la aplicación de la medida correctora no la llevara a cabo la persona del equipo educativo que fuera testigo de la conducta, según lo señalado en el apartado 1, subsidiariamente le corresponderá a la persona que ejerce la tutoría, quien contará con el parecer del equipo educativo cuando lo considere necesario, o a solicitud de uno de sus componentes.
    Sólo cuando la intervención del tutor o la tutora con la cooperación del equipo educativo no haya logrado corregir la conducta del alumno o alumna y reparar el daño causado, después de aplicar las medidas previstas en este artículo, la gestión del conflicto se trasladará a la dirección, o en su caso, al Consejo de Residencia.

6.2. Medidas ante conductas contrarias a la convivencia carácter grave

  1. Para la corrección de las conductas contrarias a la convivencia de carácter grave, la dirección del centro o por delegación el Consejo de Residencia, aplicará alguna de las siguientes medidas:
    • Cambio de grupo, con carácter temporal, durante el período que se establezca por el centro, o definitivo para corregir situaciones que alteren el derecho de estudio del resto de alumnado de la tutoría.
    • Cambio de habitación cuando esté motivado por conflictos de convivencia con los compañeros/as de dormitorio.
    • Suspensión del derecho de asistencia a determinadas actividades en el centro por un periodo máximo de 5 días para alumnado de educación primaria y 10 días en los restantes niveles educativos. Solamente serán efectivos los días de estancia en la residencia.
    • Hacer trabajos que contribuyan a la mejora y desarrollo de las actividades del centro. Estas tareas deberán desarrollarse fuera del horario de realización de la tarea escolar por un período que no podrá exceder de un mes.
    • La salida del centro podrán restringirse con un máximo de cinco tardes a los alumnos/as mayores de edad. Solamente serán efectivos los días de estancia en la residencia.
    • Cuando se trate de faltas relativas al deterioro o sustracción del material o recursos del centro o de los miembros de la comunidad educativa, realización de tareas dirigidas a reparar el daño causado, durante el tiempo necesario para proceder a la reparación.
    • Suspensión del derecho a utilizar el servicio de transporte escolar para la incorporación al centro el lunes o siguiente de festivo si la familia, después de una semana, no responde a los requerimientos para tratar las conductas del menor contrarias a la convivencia de carácter grave.
    • Suspensión del derecho a participar en las actividades de ocio programadas fuera de la residencia por un período que no podrá sobrepasar un mes a partir de la conducta punible.
  2. La suspensión de cualquier derecho de asistencia o participación en actividades fuera de la Residencia conlleva el tratamiento educativo y la custodia del alumnado garantizada dentro del centro.
  3. La dirección del centro, oído el Consejo de Residencia, podrá aplicar, si se dan circunstancias agravantes, las medidas de este apartado frente a las previstas en el apartado 1.
    • Privación temporal del derecho a residir en la Residencia por un período máximo de 5 días lectivos.
    • Imposición de mantenerse alejado de quien ha sido su víctima en una situación de acoso, durante el tiempo que se determine.

*En el caso de la sustracción de objetos, la devolución de los mismos implicará la no exigencia de responsabilidades.

6.3. Medidas ante conductas que perjudican gravemente la convivencia

  1. Las conductas que perjudican gravemente la convivencia en el centro docente serán corregidas por el Consejo de Residencia, con la aplicación de una o varias medidas de las recogidas en el artículo anterior y, además, con cualquiera de las siguientes:
    • Suspensión del derecho de asistencia a determinadas actividades por un periodo máximo de 10 días para el alumnado de educación primaria y 15 días en los restantes niveles educativos. Solamente serán efectivos los días de estancia en la residencia.
    • Expulsión temporal por un período no superior a 10 días lectivos, sin que ello implique la pérdida de la condición de residente y sin perjuicio de que conlleve la realización de determinados deberes.
    • Inhabilitación definitiva para ocupar plaza en la Residencia Escolar.
    • En caso de sanción de inhabilitación definitiva, el Consejo de Residencia del centro podrá acordar la readmisión del alumno para el siguiente curso, previa petición y comprobación de un cambio positivo en su actitud.

*En el caso de la sustracción de objetos, la devolución de los mismos implicará la no exigencia de responsabilidades.

Plazos de prescripción

Las faltas leves prescribirán a los quince días, las graves al mes y las muy graves a los dos meses. El plazo de prescripción comenzará a contarse desde que la falta se hubiese cometido.

Serán competentes para imponer las sanciones previstas
  • Por faltas leves la directora, el tutor/a o cualquier otro miembro del Equipo Educativo.
  • Por faltas graves y muy graves el Consejo de Residencia del centro.
    Cuando las sanciones graves o muy graves afecten a los alumnos menores de edad se pondrán en conocimiento de sus padres o tutores así como los Servicios Sociales.

 

PROGRAMACIÓN GENERAL ANUAL CURSO 2017/2018